Urge Enfrentar el Feminicidio en Baja California

Urge Enfrentar el Feminicidio en Baja California

Contrario a lo que afirman las autoridades, en Baja California sí se registran feminicidios y lo peor es que este delito va en aumento por la negativa gubernamental de reconocer la gravedad del problema.

El feminicidio es el crimen en contra de una mujer cometido por causas relacionadas estrictamente con su género. Es decir, ocurre cuando se atenta contra una persona por el sólo hecho de ser mujer.

Los feminicidios son asesinatos motivados por la misoginia, porque implican el desprecio y el odio hacia las mujeres.

Otra de las causas es el sexismo, y ocurre porque los asesinos se sintieron con el derecho de terminar con la vida de su novia o esposa.

Este tipo de individuos consideran que su pareja les pertenece como si se tratara de un objeto de su propiedad.

En Baja California existe la premeditada intención de ocultar la escalada de feminicidios. La Procuraduría de Justicia del Estado califica como homicidios simples muchos crímenes de género, lo que facilita la

libertad de los responsables.

Esta tolerancia llega en ocasiones al cinismo misógino en el discurso de algunos funcionarios públicos.

En palabras del propio gobernador del estado, Francisco Vega de la Madrid “la mujeres están rebuenas para cuidar los niños, atender la casa y para ponerles las pantuflas a sus esposos”.

Esta infortunada declaración expresada por el gobernador el Día Internacional de la Mujer le valió una reprimenda de la sociedad en general y de la Comisión para la Igualdad de Género del Senado de la República.

Por su parte, el ex alcalde de Tijuana, Jorge Hank Rohn afirmó públicamente que la mujer es su animal favorito y ha calificado a las amas de casa como “lavadoras de dos patas”.

Apenas hace unos días, el candidato del PAN a diputado por el distrito 12, Raúl Castañeda Pomposo, recibió un reclamo airado de la oposición por menospreciar la problemática de la mujer en Baja California.

Ya que el discurso oficial se muestra tan permisivo con el feminicidio, es recomendable que el Congreso del Estado encare inmediatamente el tema, promulgando leyes más severas contra los responsables de este

tipo de crímenes.

Considero, incluso, que en el concepto de feminicidio se deben incluir no solamente los casos de violencia física, sino también los atentados

contra la moral y la salud de las mujeres causantes del aumento en el índice de mortalidad femenina.

También debe considerarse como elemento constitutivo de feminicidio la inducción de la mujer a la prostitución y el comercio de drogas.

Resulta paradójico que la Procuraduría de Justicia del Estado esté en manos de una mujer, mientras que los crecientes casos de feminicidio son ocultados por el Ejecutivo Estatal a cargo de un gobernante evidentemente misógino.