Sin categoría

¿Por qué los pobres votan por el PRI y el PAN?

¿Por qué los pobres votan por el PRI y el PAN?

La visión primitiva, esencialmente patrimonialista y ruin de gobernar que tiene Enrique Peña Nieto, lo coloca en el ánimo de la población como el presidente mexicano más impopular de que se tenga memoria.
Una encuesta reciente revela que el 63 por ciento de la gente reprueba la gestión de Peña. Cifra impensable en una democracia que, en cualquier otro país, hubiera ocasionado la renuncia o destitución del presidente.
Los datos ofrecidos por la encuesta son demoledores. Por un lado muestran que la imagen presidencial ya no la cuida ni la presa tradicionalmente vinculada al poder. Y por otra parte, ponen en evidencia lo que es un secreto a voces: que Peña Nieto se ha ganado a pulso el repudio de la inmensa mayoría de la población.

Cuando le preguntaron a los encuestados sobre las peores acciones del gobierno de Peña, las respuestas fue casi unánimes: las reformas estructurales, el combate a la delincuencia y la falta de oficio político para resolver el conflicto magisterial.
Casi el 70 por ciento de los interrogados por la casa encuestadora opinaron que el país va por muy mal camino y el 80 por ciento consideró que los programas sociales son un fracaso.
La mala fama de Peña Nieto es general y abarca el ámbito internacional. No hay país que visite donde no sea recibido por multitudes con gritos de “asesino”, “corrupto” y “traidor a la patria”.

Lo ocurrido recientemente en Canadá donde el primer ministro Pierre Trudeau y el presidente Barack Obama expresamente mostraron su desprecio al colega del sur, fue un duro golpe de dos gobiernos vecinos a las acciones de Peña en materia de derechos humanos, ética gubernamental y congruencia.

A Enrique Peña Nieto no lo quieren ni en su casa. ¿Hace cuánto que no aparece en un evento cualquiera acompañado de su esposa y sus hijos? ¿Quién puede querer a un jefe de familia expuesto socialmente por convertir en hogar una mansión adquirida mediante el recurso del “moche” y cuya venta ha tenido que fingir para calmar la ira popular?
La legitimidad de Peña como presidente fue cuestionada desde el inicio mismo de su administración, acusado de comprar la elección presidencial aprovechándose de las necesidades de la gente humilde, cuyo voto condicionó con dádivas en efectivo, tarjetas de débito y recursos públicos destinados al desarrollo social.

A poco más de dos años de concluir su gestión, Enrique Peña Nieto ya fue acusado, vencido en juicio y sentenciado a la marginación y el oprobio por un pueblo harto de incompetencia para gobernar, su despotismo, su probada inmoralidad y su dudosa lucidez mental.

Cien millones de mexicanos en la pobreza

Cien millones de mexicanos en la pobreza

Las políticas económicas de Enrique Peña Nieto son culpables de la extrema pobreza que padecen cien millones de mexicanos.
Instituciones académicas de prestigio revelan que la desigualdad y la pobreza en México son más agudos de lo que indican las cifras oficiales y mucho, mucho más graves de lo que parece.
La cada día más inalcanzable seguridad social para el grueso de la población y lo complicado que resulta aspirar a una pensión digna para las personas en edad de retiro, no hacen sino agravar la situación en que vive hoy día el pueblo de México.
De acuerdo a un estudio del investigador de El Colegio de México, Julio Boltvinik, la pobreza por ingresos en el país ya alcanzó a más del 84.3 por ciento de la población.
El documento sobre la pobreza y la estratificación social en México refleja el deterioro económico del país, debido a los altos índices de desempleo y subempleo, y a la baja del poder adquisitivo de los salarios, factores que hemos denunciado reiteradamente en este espacio como el gran fracaso del esquema neoliberal impuesto por los sucesivos gobiernos del PRI y el PAN.
Por otra parte, el aumento de requisitos y la disminución de los montos de las pensiones sigue abriendo brecha entre la seguridad social y la pobreza de quienes aspiran a jubilarse, de acuerdo un estudio de la presidenta de la Comisión de Seguridad Social de la Cámara de Diputados, Aracely Damián.
Así, por ejemplo, mientras que la ley del IMSS establecía los 60 años como edad de retiro, actualmente es de 65 años y el requisito mínimo de semanas cotizables para poderse pensionar se incrementó de 500 a 1250.
En el pasado, los montos de las pensiones incluían 25 días de aguinaldo y el IMSS ofrecía préstamos de tres meses sin intereses, todo lo cual se desvaneció con las reformas impuestas por el gobierno federal.
En contraste con el agravamiento de la pobreza en el país, la acumulación de la riqueza en una cuantas manos es cada día mayor, de acuerdo a un estudio sobre la Desigualdad Extrema en México y la Concentración del Poder Económico y Político, que fue elaborado por el doctor en Economía de la Universidad de Harvard, Gerardo Esquivel Hernández.
Las cifras del estudio ponen en evidencia la desaparición de la clase media en el país. En contraste, el uno por ciento de la población concentra el 43 por ciento de la riqueza de todo el país.
Los 16 mexicanos más ricos acumulan un monto superior a los 143 mil millones de dólares.
El capital de cuatro de esos multimillonarios, Carlos Slim, Germán Larrea, Alberto Bailleres y Ricardo Salinas Pliego equivale al 10 por ciento del Producto Interno Bruto del país.
Así, mientras que los ricos son cada vez más ricos, el número de pobres en México es cada día mayor pero además también son cada vez más pobres.
La pregunta obligada es ¿qué hace el gobierno para impedir que siga creciendo esa brutal desigualdad ente unos pocos y la inmensa mayoría de los mexicanos?
¡Todo contrario!
El gobierno de Peña Nieto continúa entregando los recursos naturales del país, como el petróleo y la minería, a un reducido grupo de empresarios que tienen secuestrada tanto la economía nacional como los órganos de poder político.

México en el sótano de los salarios mínimos

México en el sótano de los salarios mínimos

Hubo una época en la que México era el ejemplo a seguir para los países hispanoamericanos. Éramos un referente cultural, social y económico.
Hoy en día, ante los ojos de América Latina y el resto del mundo somos una lamentable muestra de antidemocracia, corrupción gubernamental, impunidad e inseguridad.
Para colmo, México es también una de las naciones de la región donde los trabajadores son peor remunerados. De hecho, ocupamos el lugar número 15 de 17 países latinoamericanos, la mayoría de ellos más reducidos en cuanto a territorio y población.
A manera de ejemplo, les diré que en México, con 120 millones de habitantes y casi dos millones de metros cuadrados de superficie, el salario mínimo es de 129 dólares mensuales mientras que en Costa Rica, con cinco millones de habitantes y un territorio 40 veces menor que el nuestro, el salario es 400 por ciento más alto ya que asciende de 535 dólares mensuales.

Desde luego que nada justifica esta situación. Sobre todo si sabemos que nuestro país es el principal exportador de hispanoamérica por un monto anual de 430 mil millones de dólares.
“Quien trabaja no debe ser pobre”, afirma la organización de la sociedad civil Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, y no podemos menos que estar de acuerdo.
En este mismo espacio hemos denunciado en otras ocasiones las causas por las que no se pagan salarios justos en nuestro país. Las principales son: la falta de sensibilidad social del gobierno de la república y su entreguismo al esquema neoliberal.
Sin un gobierno honesto, nacionalista y comprometido con las causas sociales, no veo cómo podamos salir de la miseria salarial en que nos tiene metido el régimen corrupto del PRI y el PAN.

Resultados electorales reflejan hartazgo del pueblo

Resultados electorales reflejan hartazgo del pueblo

El pueblo de México está harto de la situación que vive el país como consecuencia del pésimo gobierno de Enrique Peña Nieto.
Una demostración de este desprecio lo podemos apreciar en los resultados de las elecciones del cinco de junio en trece entidades de la república. El partido del presidente perdió casi todas las elecciones.
Inmerso en la corrupción, el sistema político mexicano, encabezado por Peña Nieto, no le da respiro a los cansados ciudadanos.
Ya no es sólo el tema de la inseguridad y la pobreza. Los mexicanos tampoco tienen acceso a un escenario electoral que les permita cambiar el régimen podrido que padecemos.
Inducción al voto mediante la intimidación, manipulación del aparato electoral, control de los medios e imposición de candidatos afines, son apenas unas de las mapachadas a las que recurre el sistema para perpetuarse.
Enrique Peña Nieto es el ejemplo perfecto de lo que no se debe hacer como funcionario público.
Su gobierno es complice de la ola de inseguridad que ahoga al país. Homicios, secuestros, extorsiones, libre tránsito de drogas son el pan nuestro de cada día para un pueblo sumido en la impotencia.
El drama de los mexicanos duele más cuando observamos el cinismo del presidente que no se explica por qué el pueblo “se encuentra de mal humor”.
Los mexicanos estamos de mal humor, señor presidente, porque somos gobernados por individuos como usted que bien harían en recoger tus cosas e irse a su casa donde no hagan tanto daño.

Por los bajos salarios pasamos de la pobreza a la miseria

Por los bajos salarios pasamos de la pobreza a la miseria

En lo que va del sexenio, el salario mínimo se ha incrementado apenas dos pesos diarios, mientras que el poder adquisitivo de los trabajadores se ha desplomado considerablemente a causa de la inflación, la baja productividad y la escasez de oportunidades de empleo bien remunerado.
De esta manera, el presidente Enrique Peña Nieto se reafirma como un cómplice más de la política neoliberal, causante del fracaso salarial que tiene en condiciones de extrema pobreza a 60 millones de mexicanos.
Información proporcionada por la facultad de Economía de la UNAM revela que el salario mínimo perdió tres cuartas partes de su poder adquisitivo a partir de la implementación del sistema neoliberal en México.
Lo anterior explica el altísimo nivel de miseria que existe en México, donde unos 60 millones de personas subsisten en condiciones de extrema pobreza.
A veces escuchamos voces del sector empresarial argumentando que los sueldos que se pagan en México son muy superiores al salario mínimo. Eso es completamente falso.
Reportes del Instituto Mexicano del Seguro Social indican que 25 millones de sus afiliados perciben entre uno y dos salarios mínimos. Es decir, entre 70 y 140 pesos al día para mantener a toda una familia. Esto representa más de la mitad de la población ocupada.
En contraste con los altos ingresos de los funcionarios públicos, el salario mínimo apenas se ha incrementado anualmente a razón de dos pesos diarios, lo que constituye un insulto a los trabajadores y una muestra más de la incompetencia que caracteriza a la insensible clase gobernante.
Los salarios de hambre que se pagan en México son también responsables directos del estancamiento económico del país, el escaso dinamismo del consumo y la insuficiente recaudación fiscal.
Este panorama desolador pone en evidencia la falta de oficio político de los sucesivos presidentes de la república que hemos tenido la mala suerte de padecer los mexicanos durante los últimos años.
Es indudable que este entorno poco amigable para el desarrollo económico se asocia con la ausencia de un genuino estado de derecho, la corrupción, la impunidad, la inseguridad y el exceso de regulaciones.
Hace muchos años que al país le está haciendo falta un auténtico liderazgo en la presidencia de la república.
¡Un hombre que con honestidad y patriotismo encabece una cruzada nacional para rescatar a México!

Peña Nieto, pan y circo

Peña Nieto, pan y circo

La visita esta semana de Enrique Peña Nieto a Baja California tiene las mismas características de la anterior ya que no reviste la mayor trascendencia.
Lejos de preocuparse por resolver los graves problemas que aquejan a esta frontera, el presidente viaja tres mil kilómetros para entrevistarse con un grupo de empresarios e inaugurar un entronque carretero.
Quedarán pendientes, como siempre, los grandes temas que en verdad lastiman a los bajacalifornianos.
Ejemplos hay muchos:
La pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores como consecuencia de las pésimas medidas económicas adoptadas por el gobierno de Peña. Tal es el caso del incremento del IVA en la frontera en casi un 50 por ciento.
Otro duro golpe a la economía tiene que ver con el aumento constante de los precios tanto de las gasolinas como de la energía eléctrica.
Y qué decir de los casi medio millón de “autos chocolate” cuyos conductores viven en constante zozobra, y cuya regularización no se ha logrado por puro capricho de la federación.
El tema de la seguridad pública es otro de los grandes pendientes del gobierno mexicano.
Desde que inició su mandato el primero de diciembre de 2012, Peña Nieto ha realizado compras si precedentes en armamento.
De acuerdo a los últimos datos disponibles, durante la administración de Peña el gobierno mexicano ha gastado 68 mil millones de pesos en todo tipo de armas, municiones, vehículos blindados, tanques y helicópteros. No hace mucho, cruzaron la frontera de Nuevo Laredo 27 vagones de ferrocarril con 30 millones de balas adquiridas en el vecino país.
El Departamento de Estado de los Estados Unidos informó que el gobierno de Enrique Peña Nieto ha comprado 100 veces más armas que cada uno de sus predecesores.
¿Y todo para qué? De nada ha servido tanto despilfarro.
La violencia sigue aumentando a lo largo y ancho de la república pero en especial en esta frontera.
Lo que no ha querido entender Peña ni su gabinete es que la descomposición social no se combate con balas ni con más policías y soldados en las calles.
Para erradicar los graves problemas que aquejan a los mexicanos hace falta una estrategia política de amplio contenido social que sea capaz de proporcionar oportunidades de educación, seguridad, vivienda, salud y empleos bien remunerados a la población.
Pero es evidente que a Peña Nieto eso no le importa.
Su único objetivo consiste en consolidar económica y políticamente a la camarilla que se apoderó de México bajo el esquema neoliberal, diseñado a modo para beneficio de unos cuantos y en detrimento de la inmensa mayoría de los mexicanos.
Como los emperadores romanos, Peña oculta las malas prácticas de su gobierno ofreciéndole al pueblo nada más que pan y circo.

Magistrados se autorizan pensión vitalicia

Magistrados se autorizan pensión vitalicia

En un lamentable ejemplo de abuso de poder y falta de sensibilidad social, el pasado 2 de febrero los magistrados del Tribunal Superior de Justicia de Baja California se otorgaron una serie de privilegios salariales que desentonan completamente con la realidad económica que vive el país.

Los 17 magistrados se auto concedieron una pensión vitalicia y de paso se duplicaron el sueldo, de manera que al día de hoy los ingresos de cada uno de ellos sobrepasan los 200 mil pesos mensuales.
En el colmo de la desvergüenza y la sinrazón, los citados funcionarios decidieron que la pensión además de ser vitalicia para ellos también deberá abarcar a sus herederos menores d 25 años y sus viudas.
En su momento, cuando el presidente del Tribunal, Jorge Armando Vásquez, fue cuestionado por la autorización de estas pensiones, se limitó a responder que en su opinión la medida era “justa”.

Según la Constitución Política Mexicana, las pensiones sólo se otorgan por ley y no existe norma legislativa que les confiera a los magistrados el derecho a percibir el cien por ciento de su sueldo cuando se retiren.
Cabe aclarar que los magistrados sólo pensaron en ellos y no en sus colaboradores. De los salarios de los demás empleados de los juzgados ni se acordaron. Nadie en los tribunales, salvo los jefes, tiene derecho a pensión de retiro.

Y mientras los magistrados derrochan el presupuesto en sus sueldos, muchas veces en los tribunales no hay la papelería suficiente para su adecuado funcionamiento.

Como se ve, urge frenar la voracidad de estos funcionarios, tan preocupados por engordar sus bolsillos a costa de los recursos públicos.
Lo más lamentable de la situación consiste en saber que los tribunales de Baja California están en manos de personas carentes de solidaridad social cuyos apetitos por el dinero nos hacen dudar de su buen juicio a la hora de impartir justicia.

Nada hace el gobierno para frenar la carestía

Nada hace el gobierno para frenar la carestía

Como si no fuera suficiente con ser el municipio más endeudado de México, padecer un pésimo gobierno municipal y sufrir el azote de la inseguridad, Tijuana presenta además la tasa de inflación más alta del país.
El año pasado los precios subieron un promedio de 8 por ciento y en lo que va de 2016 la situación parece empeorar.
De acuerdo al Colegio de la Frontera, la canasta básica para una familia de 4 personas es de 6 mil 800 pesos, 2 mil 100 pesos por encima de los 4 mil 700 que se paga en el centro del país.

Además del costo de los alimentos, las tarifas del transporte representan otro duro golpe a los habitantes de esta ciudad. Así, por ejemplo, una familia integrada por cuatro personas debe desembolsar cada mes al menos 4 mil 480 pesos para trasladarse al trabajo y a la escuela.

En Tijuana, el promedio que se paga por concepto de alquiler de una vivienda es el más elevado de toda la frontera norte, ya que rebasa los 4 mil 786 pesos mensuales. Eso sin contar con el hecho de que aquí las rentas se cobran en dólares.. ¡y ya ve usted cómo nos está yendo con la devaluación!

Otros gastos que inciden considerablemente en el presupuesto familiar son los que tienen que ver con los consumos de electricidad, agua, telefonía y gas.

Un comparativo entre los gastos básicos de una familia tijuanense y una de la Ciudad de México revela hasta qué punto ha llegado la carestía de la vida en nuestra ciudad, ya que mientras que aquí una familia promedio debe desembolsar cada mes unos 10 mil pesos para subsistir, en la capital del país la cifra apenas rebasa los 6 mil pesos.
Ante a un gobierno central que nada hace para favorecer la economía nacional; un gobernador preocupado exclusivamente por incrementar su patrimonio; y un alcalde desconectado de la realidad, a los habitantes de Tijuana no les queda otra que seguir sufriendo la consecuencias de la irrefrenable espiral inflacionaria.

Dip. Bonilla de gira con AMLO por el Edo. de México

Dip. Bonilla de gira con AMLO por el Edo. de México

Edo. de México, 19 de Junio del 2014. El diputado federal Jaime Bonilla Valdez acompaña al presidente del Consejo Nacional del Movimiento Regeneración Nacional, Andrés Manuel López Obrador, durante una gira de trabajo por el Estado de México. En Tezoyuca, el líder nacional de MORENA ha dicho que “cuando triunfe nuestro movimiento vamos a cancelar las reformas: laboral, educativa, fiscal y energética”. Hoy estuvieron en Jaltenco.

Bonilla AMLO 2

Programa del Foro “Reforma para el Voto de los Mexicanos Residentes en el Extranjero” en Tijuana

Programa del Foro “Reforma para el Voto de los Mexicanos Residentes en el Extranjero” en Tijuana

La Comisión de Gobernación, la Comisión de Asuntos Migratorios y la Comisión de Asuntos Frontera Norte convocan al Foro: “Reforma para el Voto de los Mexicanos Residentes en el Extranjero”,  este foro se efectuara el Lunes 10 de Marzo del 2014 en el Aula Magna “Raúl Rangel” ubicada en las instalaciones del Colegio de la Frontera Norte en Tijuana, Baja California; este evento contara con la participación de los integrantes de las diferentes comisiones, así como ponentes especialistas en la materia por parte del COLEF.

El Diputado Presidente Jaime Bonilla Valdez será el encargado de inaugurar el foro a las 9:30 am, mencionó también, que es una obligación de los legisladores el garantizar que las leyes reglamentarias de nuestra constitución política garantice el derecho al voto de todos los ciudadanos mexicanos, independientemente de donde residan, y es nuestra obligación escuchar a los que tengan algo que aportar para que se legisle en ese sentido, a los migrantes, a los especialistas, a las autoridades electorales, a todos.

Y opinó que la intención de este foro es que los trabajos que se hagan ahí, así como reformas para el voto de los mexicanos residentes en el extranjero, sean fructíferos y se traduzcan en mejores leyes electorales, que propicien la participación política de nuestros compatriotas que por diversas razones han dejado nuestro país.

Programa Del Foro en Tijuana 10 de Marzo Del 2014

1 of 2
12