Posts por: JBV

¿Por qué los pobres votan por el PRI y el PAN?

¿Por qué los pobres votan por el PRI y el PAN?

La visión primitiva, esencialmente patrimonialista y ruin de gobernar que tiene Enrique Peña Nieto, lo coloca en el ánimo de la población como el presidente mexicano más impopular de que se tenga memoria.
Una encuesta reciente revela que el 63 por ciento de la gente reprueba la gestión de Peña. Cifra impensable en una democracia que, en cualquier otro país, hubiera ocasionado la renuncia o destitución del presidente.
Los datos ofrecidos por la encuesta son demoledores. Por un lado muestran que la imagen presidencial ya no la cuida ni la presa tradicionalmente vinculada al poder. Y por otra parte, ponen en evidencia lo que es un secreto a voces: que Peña Nieto se ha ganado a pulso el repudio de la inmensa mayoría de la población.

Cuando le preguntaron a los encuestados sobre las peores acciones del gobierno de Peña, las respuestas fue casi unánimes: las reformas estructurales, el combate a la delincuencia y la falta de oficio político para resolver el conflicto magisterial.
Casi el 70 por ciento de los interrogados por la casa encuestadora opinaron que el país va por muy mal camino y el 80 por ciento consideró que los programas sociales son un fracaso.
La mala fama de Peña Nieto es general y abarca el ámbito internacional. No hay país que visite donde no sea recibido por multitudes con gritos de “asesino”, “corrupto” y “traidor a la patria”.

Lo ocurrido recientemente en Canadá donde el primer ministro Pierre Trudeau y el presidente Barack Obama expresamente mostraron su desprecio al colega del sur, fue un duro golpe de dos gobiernos vecinos a las acciones de Peña en materia de derechos humanos, ética gubernamental y congruencia.

A Enrique Peña Nieto no lo quieren ni en su casa. ¿Hace cuánto que no aparece en un evento cualquiera acompañado de su esposa y sus hijos? ¿Quién puede querer a un jefe de familia expuesto socialmente por convertir en hogar una mansión adquirida mediante el recurso del “moche” y cuya venta ha tenido que fingir para calmar la ira popular?
La legitimidad de Peña como presidente fue cuestionada desde el inicio mismo de su administración, acusado de comprar la elección presidencial aprovechándose de las necesidades de la gente humilde, cuyo voto condicionó con dádivas en efectivo, tarjetas de débito y recursos públicos destinados al desarrollo social.

A poco más de dos años de concluir su gestión, Enrique Peña Nieto ya fue acusado, vencido en juicio y sentenciado a la marginación y el oprobio por un pueblo harto de incompetencia para gobernar, su despotismo, su probada inmoralidad y su dudosa lucidez mental.

Margarita hace el ridículo queriendo imitar a Hillary

Margarita hace el ridículo queriendo imitar a Hillary

El caso de La guardería ABC y los numerosos Actos de Corrupción en Los Que Margarita Zavala y Su Familia de han participado AÚN Siguen en la memoria de los mexicanos. El que ella pretenda Ser candidata a la Presidencia de la República Es Un insulto para El País entero.

 

En su loco afán por convertirse en candidata del PAN a la presidencia de la república, a Margarita Zavala de Calderón le pareció buena idea acudir a la convención del Partido Demócrata de los Estados Unidos donde Hillary Clinton fue postulada candidata a la presidencia de su país.

Margarita ha de haber pensado: Si la esposa de un expresidente norteamericano puede ser candidata ¿por qué yo no puedo hacer lo mismo en México?

¡Claro que no es lo mismo Hillary que Margarita!

Hillary es una mujer que ha dedicado toda su vida a la política. Se convirtió en la primera mujer senadora del estado de Nueva York y ocupó la Secretaría de Estado del país más poderoso de la tierra.

Por su parte, la única gracia de Margarita Zavala es haber sido esposa de uno de los presidentes más corruptos e incompetentes en la historia de México.

Como su marido, Margarita no es capaz de entender las consecuencias de sus actos.

Auto-invitarse a un evento político de otro país es un ejemplo de lo que un político profesional no debe hacer.

Pero yendo al fondo de la cuestión, hay que mencionar el hecho de que la plataforma del Partido Demócrata no tiene nada en común con el PAN, cuyos principios, en todo caso, concuerdan mejor con el conservador Partido Republicano.

Por otra parte, la sola pretensión de Margarita Zavala de aspirar a la presidencia de la república es un insulto al pueblo de México.

¿O acaso piensa que no son públicos los incontables casos de corrupción en que se han visto involucrados muchos de sus parientes?

La inmensa mayoría de los mexicanos sabe perfectamente que la familia de Margarita Zavala se ha beneficiado realizando negocios turbios con el gobierno al amparo de su esposo Felipe Calderón Hinojosa.

Su hermano Hildebrando Zavala se enriqueció enormemente gracias a contratos inmerecidos con varias dependencias federales.
Su sobrina Marcia es una de las dueñas de la guardería ABC de Hermosillo donde murieron 49 niños. Su primo Felipe Zavala fue asesinado en medio de un escándalo de extorsión.

Otros parientes de Margarita vinculados con la corrupción y la impunidad son Carlos Castañeda, acusado de defraudar al Seguro Social y Luis Gómez del Campo quien recibió contratos multimillonarios de PEMEX durante el gobierno de Felipe Calderón.

La presencia inopinada de la esposa de Felipe Calderón en la convención demócrata es una muestra más del oportunismo ramplón de Margarita Zavala, una mujer que quiere ser presidenta, como si no fuera suficiente con todo el daño que le han hecho sus parientes y su marido al pueblo de México.

Cien millones de mexicanos en la pobreza

Cien millones de mexicanos en la pobreza

Las políticas económicas de Enrique Peña Nieto son culpables de la extrema pobreza que padecen cien millones de mexicanos.
Instituciones académicas de prestigio revelan que la desigualdad y la pobreza en México son más agudos de lo que indican las cifras oficiales y mucho, mucho más graves de lo que parece.
La cada día más inalcanzable seguridad social para el grueso de la población y lo complicado que resulta aspirar a una pensión digna para las personas en edad de retiro, no hacen sino agravar la situación en que vive hoy día el pueblo de México.
De acuerdo a un estudio del investigador de El Colegio de México, Julio Boltvinik, la pobreza por ingresos en el país ya alcanzó a más del 84.3 por ciento de la población.
El documento sobre la pobreza y la estratificación social en México refleja el deterioro económico del país, debido a los altos índices de desempleo y subempleo, y a la baja del poder adquisitivo de los salarios, factores que hemos denunciado reiteradamente en este espacio como el gran fracaso del esquema neoliberal impuesto por los sucesivos gobiernos del PRI y el PAN.
Por otra parte, el aumento de requisitos y la disminución de los montos de las pensiones sigue abriendo brecha entre la seguridad social y la pobreza de quienes aspiran a jubilarse, de acuerdo un estudio de la presidenta de la Comisión de Seguridad Social de la Cámara de Diputados, Aracely Damián.
Así, por ejemplo, mientras que la ley del IMSS establecía los 60 años como edad de retiro, actualmente es de 65 años y el requisito mínimo de semanas cotizables para poderse pensionar se incrementó de 500 a 1250.
En el pasado, los montos de las pensiones incluían 25 días de aguinaldo y el IMSS ofrecía préstamos de tres meses sin intereses, todo lo cual se desvaneció con las reformas impuestas por el gobierno federal.
En contraste con el agravamiento de la pobreza en el país, la acumulación de la riqueza en una cuantas manos es cada día mayor, de acuerdo a un estudio sobre la Desigualdad Extrema en México y la Concentración del Poder Económico y Político, que fue elaborado por el doctor en Economía de la Universidad de Harvard, Gerardo Esquivel Hernández.
Las cifras del estudio ponen en evidencia la desaparición de la clase media en el país. En contraste, el uno por ciento de la población concentra el 43 por ciento de la riqueza de todo el país.
Los 16 mexicanos más ricos acumulan un monto superior a los 143 mil millones de dólares.
El capital de cuatro de esos multimillonarios, Carlos Slim, Germán Larrea, Alberto Bailleres y Ricardo Salinas Pliego equivale al 10 por ciento del Producto Interno Bruto del país.
Así, mientras que los ricos son cada vez más ricos, el número de pobres en México es cada día mayor pero además también son cada vez más pobres.
La pregunta obligada es ¿qué hace el gobierno para impedir que siga creciendo esa brutal desigualdad ente unos pocos y la inmensa mayoría de los mexicanos?
¡Todo contrario!
El gobierno de Peña Nieto continúa entregando los recursos naturales del país, como el petróleo y la minería, a un reducido grupo de empresarios que tienen secuestrada tanto la economía nacional como los órganos de poder político.

El pueblo puede perdonar, pero no olvidar

El pueblo puede perdonar, pero no olvidar

En un acto de increíble hipocresía, Enrique Peña Nieto pretende hacernos creer que está arrepentido de haber recibido como soborno una lujosa mansión de una empresa constructora que se benefició con él como funcionario público, primero como gobernador del Estado de México y actualmente como presidente de la república.
Peña Nieto le pide perdón al pueblo de México y reconoce su error por la Casa Blanca, que valuada en 86 millones de pesos fue construida por el grupo Higa para ser utilizada como residencia por el presidente, su esposa Angélica Rivera y los hijos de ambos.
La disculpa pública de Peña Nieto suena hueca por varias razones. En primer lugar porque ya estamos hartos de sus mentiras, pero además, porque si fuera sincero su arrepentimiento entregaría la mansión al patrimonio nacional, tal vez, para convertirla en el Museo de la Corrupción.
Desde luego que hay razones fundadas para que el presidente pida perdón por sus múltiples atropellos a la población y a la patria.
Por ejemplo, Enrique Peña Nieto debe pedir perdón a los padres de los 43 estudiantes desaparecidos en la noche triste de Ayotzinapa.
Enrique Peña Nieto debe pedir perdón a la Nación entera por haber desmantelado la economía del país entregando los recursos naturales y la industria a sus amigos, mediante las llamadas Reformas Estructurales.

Enrique Peña Nieto debe pedir perdón a los maestros por robarles los ahorros de toda la vida cancelando sus posibilidades de retiro digno. Y por haber ensangrentado las calles reprimiendo manifestaciones pacíficas de profesores que sólo pedían respeto a sus derechos.
Enrique Peña Nieto debe pedir perdón a 63 millones de mexicanos sumidos en la pobreza, mientras que su gobierno sólo se preocupa por enriquecer a una cúpula empresarial de la cual forma parte.
Enrique Peña Nieto debió pedir perdón, en su momento, a los habitantes de San Salvador Atenco, por haberlos reprimido brutalmente cuando ocupaba el cargo de gobernador del Estado de México.
Enrique Peña Nieto debe pedirnos perdón a todos por ridiculizar la institución presidencial cada vez que hace una gira internacional.
Enrique Peña Nieto ha sido un presidente inepto, autor de múltiples errores y abusos de poder.
Su pedido de perdón me recuerda las lágrimas de cocodrilo de José López Portillo cuando lloró ante la Nación jurando que defendería como un perro la estabilidad del peso.
Enrique Peña Nieto es la peor pesadilla de los mexicanos y ahora pretende aprovecharse de su bondad.
¡Pero, no se equivoque presidente!
Es cierto que el pueblo noble de México puede llegar a perdonar… pero jamás olvida. Porque los pueblos que olvidan su pasado están condenados a repetirlo.

México en el sótano de los salarios mínimos

México en el sótano de los salarios mínimos

Hubo una época en la que México era el ejemplo a seguir para los países hispanoamericanos. Éramos un referente cultural, social y económico.
Hoy en día, ante los ojos de América Latina y el resto del mundo somos una lamentable muestra de antidemocracia, corrupción gubernamental, impunidad e inseguridad.
Para colmo, México es también una de las naciones de la región donde los trabajadores son peor remunerados. De hecho, ocupamos el lugar número 15 de 17 países latinoamericanos, la mayoría de ellos más reducidos en cuanto a territorio y población.
A manera de ejemplo, les diré que en México, con 120 millones de habitantes y casi dos millones de metros cuadrados de superficie, el salario mínimo es de 129 dólares mensuales mientras que en Costa Rica, con cinco millones de habitantes y un territorio 40 veces menor que el nuestro, el salario es 400 por ciento más alto ya que asciende de 535 dólares mensuales.

Desde luego que nada justifica esta situación. Sobre todo si sabemos que nuestro país es el principal exportador de hispanoamérica por un monto anual de 430 mil millones de dólares.
“Quien trabaja no debe ser pobre”, afirma la organización de la sociedad civil Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, y no podemos menos que estar de acuerdo.
En este mismo espacio hemos denunciado en otras ocasiones las causas por las que no se pagan salarios justos en nuestro país. Las principales son: la falta de sensibilidad social del gobierno de la república y su entreguismo al esquema neoliberal.
Sin un gobierno honesto, nacionalista y comprometido con las causas sociales, no veo cómo podamos salir de la miseria salarial en que nos tiene metido el régimen corrupto del PRI y el PAN.

Resultados electorales reflejan hartazgo del pueblo

Resultados electorales reflejan hartazgo del pueblo

El pueblo de México está harto de la situación que vive el país como consecuencia del pésimo gobierno de Enrique Peña Nieto.
Una demostración de este desprecio lo podemos apreciar en los resultados de las elecciones del cinco de junio en trece entidades de la república. El partido del presidente perdió casi todas las elecciones.
Inmerso en la corrupción, el sistema político mexicano, encabezado por Peña Nieto, no le da respiro a los cansados ciudadanos.
Ya no es sólo el tema de la inseguridad y la pobreza. Los mexicanos tampoco tienen acceso a un escenario electoral que les permita cambiar el régimen podrido que padecemos.
Inducción al voto mediante la intimidación, manipulación del aparato electoral, control de los medios e imposición de candidatos afines, son apenas unas de las mapachadas a las que recurre el sistema para perpetuarse.
Enrique Peña Nieto es el ejemplo perfecto de lo que no se debe hacer como funcionario público.
Su gobierno es complice de la ola de inseguridad que ahoga al país. Homicios, secuestros, extorsiones, libre tránsito de drogas son el pan nuestro de cada día para un pueblo sumido en la impotencia.
El drama de los mexicanos duele más cuando observamos el cinismo del presidente que no se explica por qué el pueblo “se encuentra de mal humor”.
Los mexicanos estamos de mal humor, señor presidente, porque somos gobernados por individuos como usted que bien harían en recoger tus cosas e irse a su casa donde no hagan tanto daño.

Por los bajos salarios pasamos de la pobreza a la miseria

Por los bajos salarios pasamos de la pobreza a la miseria

En lo que va del sexenio, el salario mínimo se ha incrementado apenas dos pesos diarios, mientras que el poder adquisitivo de los trabajadores se ha desplomado considerablemente a causa de la inflación, la baja productividad y la escasez de oportunidades de empleo bien remunerado.
De esta manera, el presidente Enrique Peña Nieto se reafirma como un cómplice más de la política neoliberal, causante del fracaso salarial que tiene en condiciones de extrema pobreza a 60 millones de mexicanos.
Información proporcionada por la facultad de Economía de la UNAM revela que el salario mínimo perdió tres cuartas partes de su poder adquisitivo a partir de la implementación del sistema neoliberal en México.
Lo anterior explica el altísimo nivel de miseria que existe en México, donde unos 60 millones de personas subsisten en condiciones de extrema pobreza.
A veces escuchamos voces del sector empresarial argumentando que los sueldos que se pagan en México son muy superiores al salario mínimo. Eso es completamente falso.
Reportes del Instituto Mexicano del Seguro Social indican que 25 millones de sus afiliados perciben entre uno y dos salarios mínimos. Es decir, entre 70 y 140 pesos al día para mantener a toda una familia. Esto representa más de la mitad de la población ocupada.
En contraste con los altos ingresos de los funcionarios públicos, el salario mínimo apenas se ha incrementado anualmente a razón de dos pesos diarios, lo que constituye un insulto a los trabajadores y una muestra más de la incompetencia que caracteriza a la insensible clase gobernante.
Los salarios de hambre que se pagan en México son también responsables directos del estancamiento económico del país, el escaso dinamismo del consumo y la insuficiente recaudación fiscal.
Este panorama desolador pone en evidencia la falta de oficio político de los sucesivos presidentes de la república que hemos tenido la mala suerte de padecer los mexicanos durante los últimos años.
Es indudable que este entorno poco amigable para el desarrollo económico se asocia con la ausencia de un genuino estado de derecho, la corrupción, la impunidad, la inseguridad y el exceso de regulaciones.
Hace muchos años que al país le está haciendo falta un auténtico liderazgo en la presidencia de la república.
¡Un hombre que con honestidad y patriotismo encabece una cruzada nacional para rescatar a México!

Urge Enfrentar el Feminicidio en Baja California

Urge Enfrentar el Feminicidio en Baja California

Contrario a lo que afirman las autoridades, en Baja California sí se registran feminicidios y lo peor es que este delito va en aumento por la negativa gubernamental de reconocer la gravedad del problema.

El feminicidio es el crimen en contra de una mujer cometido por causas relacionadas estrictamente con su género. Es decir, ocurre cuando se atenta contra una persona por el sólo hecho de ser mujer.

Los feminicidios son asesinatos motivados por la misoginia, porque implican el desprecio y el odio hacia las mujeres.

Otra de las causas es el sexismo, y ocurre porque los asesinos se sintieron con el derecho de terminar con la vida de su novia o esposa.

Este tipo de individuos consideran que su pareja les pertenece como si se tratara de un objeto de su propiedad.

En Baja California existe la premeditada intención de ocultar la escalada de feminicidios. La Procuraduría de Justicia del Estado califica como homicidios simples muchos crímenes de género, lo que facilita la

libertad de los responsables.

Esta tolerancia llega en ocasiones al cinismo misógino en el discurso de algunos funcionarios públicos.

En palabras del propio gobernador del estado, Francisco Vega de la Madrid “la mujeres están rebuenas para cuidar los niños, atender la casa y para ponerles las pantuflas a sus esposos”.

Esta infortunada declaración expresada por el gobernador el Día Internacional de la Mujer le valió una reprimenda de la sociedad en general y de la Comisión para la Igualdad de Género del Senado de la República.

Por su parte, el ex alcalde de Tijuana, Jorge Hank Rohn afirmó públicamente que la mujer es su animal favorito y ha calificado a las amas de casa como “lavadoras de dos patas”.

Apenas hace unos días, el candidato del PAN a diputado por el distrito 12, Raúl Castañeda Pomposo, recibió un reclamo airado de la oposición por menospreciar la problemática de la mujer en Baja California.

Ya que el discurso oficial se muestra tan permisivo con el feminicidio, es recomendable que el Congreso del Estado encare inmediatamente el tema, promulgando leyes más severas contra los responsables de este

tipo de crímenes.

Considero, incluso, que en el concepto de feminicidio se deben incluir no solamente los casos de violencia física, sino también los atentados

contra la moral y la salud de las mujeres causantes del aumento en el índice de mortalidad femenina.

También debe considerarse como elemento constitutivo de feminicidio la inducción de la mujer a la prostitución y el comercio de drogas.

Resulta paradójico que la Procuraduría de Justicia del Estado esté en manos de una mujer, mientras que los crecientes casos de feminicidio son ocultados por el Ejecutivo Estatal a cargo de un gobernante evidentemente misógino.

Peña Nieto, pan y circo

Peña Nieto, pan y circo

La visita esta semana de Enrique Peña Nieto a Baja California tiene las mismas características de la anterior ya que no reviste la mayor trascendencia.
Lejos de preocuparse por resolver los graves problemas que aquejan a esta frontera, el presidente viaja tres mil kilómetros para entrevistarse con un grupo de empresarios e inaugurar un entronque carretero.
Quedarán pendientes, como siempre, los grandes temas que en verdad lastiman a los bajacalifornianos.
Ejemplos hay muchos:
La pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores como consecuencia de las pésimas medidas económicas adoptadas por el gobierno de Peña. Tal es el caso del incremento del IVA en la frontera en casi un 50 por ciento.
Otro duro golpe a la economía tiene que ver con el aumento constante de los precios tanto de las gasolinas como de la energía eléctrica.
Y qué decir de los casi medio millón de “autos chocolate” cuyos conductores viven en constante zozobra, y cuya regularización no se ha logrado por puro capricho de la federación.
El tema de la seguridad pública es otro de los grandes pendientes del gobierno mexicano.
Desde que inició su mandato el primero de diciembre de 2012, Peña Nieto ha realizado compras si precedentes en armamento.
De acuerdo a los últimos datos disponibles, durante la administración de Peña el gobierno mexicano ha gastado 68 mil millones de pesos en todo tipo de armas, municiones, vehículos blindados, tanques y helicópteros. No hace mucho, cruzaron la frontera de Nuevo Laredo 27 vagones de ferrocarril con 30 millones de balas adquiridas en el vecino país.
El Departamento de Estado de los Estados Unidos informó que el gobierno de Enrique Peña Nieto ha comprado 100 veces más armas que cada uno de sus predecesores.
¿Y todo para qué? De nada ha servido tanto despilfarro.
La violencia sigue aumentando a lo largo y ancho de la república pero en especial en esta frontera.
Lo que no ha querido entender Peña ni su gabinete es que la descomposición social no se combate con balas ni con más policías y soldados en las calles.
Para erradicar los graves problemas que aquejan a los mexicanos hace falta una estrategia política de amplio contenido social que sea capaz de proporcionar oportunidades de educación, seguridad, vivienda, salud y empleos bien remunerados a la población.
Pero es evidente que a Peña Nieto eso no le importa.
Su único objetivo consiste en consolidar económica y políticamente a la camarilla que se apoderó de México bajo el esquema neoliberal, diseñado a modo para beneficio de unos cuantos y en detrimento de la inmensa mayoría de los mexicanos.
Como los emperadores romanos, Peña oculta las malas prácticas de su gobierno ofreciéndole al pueblo nada más que pan y circo.

Magistrados se autorizan pensión vitalicia

Magistrados se autorizan pensión vitalicia

En un lamentable ejemplo de abuso de poder y falta de sensibilidad social, el pasado 2 de febrero los magistrados del Tribunal Superior de Justicia de Baja California se otorgaron una serie de privilegios salariales que desentonan completamente con la realidad económica que vive el país.

Los 17 magistrados se auto concedieron una pensión vitalicia y de paso se duplicaron el sueldo, de manera que al día de hoy los ingresos de cada uno de ellos sobrepasan los 200 mil pesos mensuales.
En el colmo de la desvergüenza y la sinrazón, los citados funcionarios decidieron que la pensión además de ser vitalicia para ellos también deberá abarcar a sus herederos menores d 25 años y sus viudas.
En su momento, cuando el presidente del Tribunal, Jorge Armando Vásquez, fue cuestionado por la autorización de estas pensiones, se limitó a responder que en su opinión la medida era “justa”.

Según la Constitución Política Mexicana, las pensiones sólo se otorgan por ley y no existe norma legislativa que les confiera a los magistrados el derecho a percibir el cien por ciento de su sueldo cuando se retiren.
Cabe aclarar que los magistrados sólo pensaron en ellos y no en sus colaboradores. De los salarios de los demás empleados de los juzgados ni se acordaron. Nadie en los tribunales, salvo los jefes, tiene derecho a pensión de retiro.

Y mientras los magistrados derrochan el presupuesto en sus sueldos, muchas veces en los tribunales no hay la papelería suficiente para su adecuado funcionamiento.

Como se ve, urge frenar la voracidad de estos funcionarios, tan preocupados por engordar sus bolsillos a costa de los recursos públicos.
Lo más lamentable de la situación consiste en saber que los tribunales de Baja California están en manos de personas carentes de solidaridad social cuyos apetitos por el dinero nos hacen dudar de su buen juicio a la hora de impartir justicia.

1 of 2
12